Asisge

Editorial

Tres capitales del país están en emergencia por falta de agua

Tres capitales del país están en emergencia por falta de agua

En Riohacha y la mayor parte de Cúcuta no hay una gota. Manizales sufre racionamientos.
Tres capitales departamentales están en una crítica situación por falta total o casi total de agua.

El caso más grave se presenta en Riohacha, en La Guajira, porque allí no hay una sola gota del vital líquido desde hace seis días. Todo por culpa de una avalancha que se presentó en la bocatoma del acueducto de esta ciudad, en el río Tapias.

La situación es muy similar desde ayer en Cúcuta, donde el grueso de sus habitantes se quedaron sin el servicio, también por un deslizamiento de tierra. Mientras que en Manizales, el 75 por ciento de la ciudad está con racionamiento y el 30 por ciento restante, es decir, cerca de 98 mil personas, no recibe nada de agua a través de sus tuberías.

En Riohacha, muchos de los habitantes han tenido que desplazarse hasta la parte baja del río Ranchería -cargado de sedimento debido al aumento del caudal- para bañarse y lavar la ropa, al tiempo que recolectan agua con bidones para abastecerse, sin importarles su potabilidad.

Algunos comerciantes, especialmente de sector de comidas, han tenido que cerrar sus negocios, debido a la carencia del líquido.

La incertidumbre de cuándo volverá el agua es cada vez más apremiante a raíz del hermetismo frente al tema por parte de la empresa prestadora del servicio. Su gerente, Jorge Betancourt, afirma que aún están retirando el lodo y evaluando los daños para luego entrar a reparar.

La ministra de Vivienda, Ciudad y Territorio, Beatriz Uribe, recorrió este domingo junto al gobernador de La Guajira la zona de la emergencia en la bocatoma y las comunidades afectadas del conocido corredor minero, en zona rural de Riohacha, con el propósito de evaluar con las autoridades territoriales alternativas de resolución.

La incertidumbre también reinaba ayer en Cúcuta, pues tampoco está claro cuánto tiempo se tardará en superar la emergencia, que en este caso fue causada por un deslizamiento de tierra que rompió un tramo del oleoducto Caño Limón-Coveñas, lo que a su vez provocó un derrame de crudo sobre la quebrada Iscalá, conectada con el río Pamplonita, principal fuente de agua de esa capital.

Esto obligó a las autoridades de la capital nortesantandereana a cerrar el acueducto de manera indefinida.

En Manizales, la emergencia es por cuenta de la reparación de dos tubos, de 28 y 30 pulgadas, que abastecen a la planta Luis Prieto. Y el problema es que esta obra de ingeniería tardaría entre 15 y 20 días.

Lo grave en este caso, según muchos ciudadanos, es que los carrotanques no son suficientes y muchas personas pasan días enteros sin recibir una gota de agua.

http://www.eltiempo.com/colombia/otraszonas/tres-capitales-del-pais-estan-en-emergencia-por-falta-de-agua_10909966-4

Tags

RegresarRegresar